ARGENTINA, CAMPEONA OLIMPICA DE BEIJING 2008

La selección argentina de fútbol es campeona olímpica por segunda vez consecutiva. Los de Sergio Batista logran reeditar el oro conseguido en Atenas en un partido marcado por el calor y el gran desgaste físico. Con un solitario gol de Di Maria tras un excepcional pase de Messi, los sudamericanos doblegaron a una selección nigeriana que nunca bajó los brazos y peleó el partido hasta el final.

Argentina vuelve a ser campeona olimpica
Argentina vuelve a ser campeona olímpica

Argentina vuelve a llevarse el oro a casa. Con este ya son 12 los partidos ganados de forma consecutiva en unos Juegos. Desde la final de 1996, en la que perdió precisamente contra Nigeria, la albiceleste cuenta sus partidos por victorias. Un gran partido de Riquelme y una actuación notable de Gago, Messi y el goleador Di Maria elevan otra vez a los argentinos a la elíte del fútbol internacional.

Comenzó el partido en el Estadio Nacional del ?Nido? de Pekín con un sol que brillaba en lo más alto de la capital china. La temperatura era elevada, con 31 grados y una humedad relativamente alta. El terreno de juego se veía algo castigado tras dos semanas de intensa usanza y por las características del estadio no corría en absoluto el viento. Sonaron los himnos con las gradas llenas y un aspecto fantástico de las gradas para presenciar la final.

Argentina arrancó con mucha fuerza el encuentro. Varias fueron las arremetidas del equipo albiceleste en los primeros minutos y Nigeria acusaba el agobio al que le sometían los sudamericanos. Las águilas verdes no conseguían deshacer la presión de los de Sergio Batista, que saltaron enchufados al césped con la intención de marcar lo antes posible.

Argentina estaba muy bien posicionada sobre el terreno de juego, del mismo modo que se mostró segura en defensa y temible en ataque como en la semifinal, en la que humilló a los brasileños, medalla de bronce de estos Juegos. Gago movía la pelota con fluidez en el centro del campo y Riquelme mandaba un poco más arriba. Mascherano organizaba la defensa, que no tuvo ningún trabajo en los primeros compases del partido. Messi se ubicó por la derecha, haciendo de doble punta junto al Kun Agüero, y las llegadas de Di María presumían un partido muy complicado para los africanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: